Arcoíris de Esperanza

La escritura de hoy: Salmo 42

… Espera en Dios; porque aún he de alabarle… (v. 5).

Durante unas vacaciones, otra batalla contra el dolor crónico me forzó a pasar los primeros días recuperándome en una habitación. Mi humor se volvió tan oscuro como el cielo. Cuando por fin me aventuré a salir para disfrutar de un paseo con mi esposo, las nubes grises bloqueaban bastante el paisaje, pero aun así, tomamos fotos de las ensombrecidas montañas y el borroso horizonte.

Más tarde, decepcionada porque una lluvia torrencial nos impidió salir por la noche, empecé a mirar nuestras fotos digitales. Conmovida, le pasé la cámara a mi esposo… «¡Un arcoíris!». Enfocada antes en la melancolía, me había perdido de ver que Dios renovaba mi espíritu cargado con el inesperado atisbo de esperanza (Génesis 9:13-16).

El sufrimiento físico o emocional puede hundirnos en las profundidades de la desesperación, donde ansiamos tener recordatorios de la presencia constante y el poder infinito de Dios (Salmo 42:1-3). Al recordar las innumerables ocasiones en que Dios nos ha ayudado en el pasado, podemos esperar seguros en Él sin importar lo mal que nos sintamos en ese momento (vv. 4-6).

Cuando las circunstancias difíciles nublan nuestra visión, Dios nos invita a acudir a Él, leer la Biblia y confiar en su fidelidad (vv. 7-11). Arcoíris de esperanza aparecerán en los días más oscuros.

De:  Xochitl Dixon

Reflexiona y ora
¿Cuándo las malas actitudes han afectado negativamente tu visión? ¿Cómo puedes saber si tu esperanza está centrada en la voluntad de Dios?
Dios, gracias por renovar mi espíritu.

Dar por Amor

La escritura de hoy: Mateo 6:1-4

… tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público (v. 4).

Todos los días, Germán compra su café en un restaurante donde se pide desde el auto. Además, siempre paga el pedido de la persona del vehículo de atrás y le pide a la cajera que le desee un buen día. Germán no las conoce ni tampoco sabe cómo reaccionan; simplemente, cree que ese pequeño gesto es «lo menos que puede hacer». Sin embargo, en una ocasión, se enteró del impacto de sus acciones al leer una carta anónima enviada al editor del periódico local. Allí supo que la bondad de su regalo del 18 de julio de 2017 había hecho que la persona en el auto de atrás reconsiderara sus planes de quitarse la vida ese día.

Germán da a las personas del otro auto, sin recibir ningún reconocimiento por hacerlo. Solo en aquella ocasión, percibió el impacto de su pequeño regalo. Cuando Jesús dijo: «no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha» (Mateo 6:3), estaba instándonos a dar —como lo hace Germán— sin necesidad de obtener el reconocimiento.

Cuando damos por amor a Dios, sin interés de recibir elogios de los demás, podemos estar seguros de que nuestras dádivas, grandes o pequeñas, serán usadas por Él para suplir las necesidades de aquellos que las reciben.

De:  Kirsten Holmberg

Reflexiona y ora
¿Cómo te has beneficiado del dar anónimo de alguien? ¿Cómo puedes dar más «en secreto»?
Padre, gracias por utilizarme para suplir las necesidades de otros. Que no busque reconocimiento sino que lo haga para glorificarte a ti.

La Esperanza Atraviesa las Tormentas

La escritura de hoy: Salmo 107:23-32

Cambia la tempestad en sosiego, y se apaciguan sus ondas (v. 29).

A principios de 2021, varios cazadores de tormentas grabaron videos y tomaron fotos de un arcoíris junto a un tornado en Texas. En un video, largos tallos de trigo se doblaban ante el poder del viento. Un arcoíris brillante atravesaba el cielo gris, en dirección al torbellino. En otro video, aparecían personas de pie junto al camino, observando que el símbolo de la esperanza se mantenía firme junto a la oscura nube con forma de embudo.

En el Salmo 107, el salmista ofrece esperanza y nos alienta a acudir a Dios durante las dificultades. Describe a personas que estaban en medio de una tormenta, cuando «toda su ciencia es inútil» (v. 27). «Entonces claman al Señor en su angustia, y los libra de sus aflicciones» (v. 28).

Dios comprende que, a veces, sus hijos luchen para no perder la esperanza cuando la vida parece una tormenta. Necesitamos recordatorios de su fidelidad; en especial, cuando el horizonte se ve oscuro y tormentoso.

Ya sea que nuestras tormentas sean obstáculos importantes, agitación emocional o estrés mental, Dios puede apaciguarlas y guiarnos a un lugar seguro (vv. 29-30). Aunque no sea en la forma o el tiempo esperados, podemos confiar en que cumplirá sus promesas. Su esperanza firme atravesará cualquier tormenta.

De:  Xochitl Dixon

Reflexiona y ora
¿Cuándo luchaste para tener esperanza en una tormenta en tu vida? ¿Cómo te recordó Dios sus promesas esperanzadoras con las Escrituras y mediante otros creyentes?
Amado Dios, gracias por darme esperanza más allá de lo que suceda en mi vida.

Pulsar Pausa para Orar

La escritura de hoy: Josué 9:7-15

… no consultaron al Señor (v. 14).

El hidrante de incendio despedía agua a borbotones, y vi mi oportunidad: ¡Qué forma grandiosa de lavar el auto gratis! No lo había lavado durante un mes y estaba muy sucio. Entonces, aceleré en dirección al chorro.

¡Crac!

Sucedió tan de repente. Esa mañana, el sol había dado directo sobre el auto, calentando los vidrios y el interior. Pero el agua del hidrante estaba helada. En cuanto golpeó contra el parabrisas caliente, lo quebró de arriba abajo. Mi lavado de auto «gratis» terminó costándome mucho dinero. Si tan solo hubiese «pulsado pausa» antes para pensar, o incluso orar…

¿Te pasó algo así? Al pueblo de Israel sí, pero bajo circunstancias mucho peores. Dios había prometido ayudarlos a expulsar a otras naciones cuando ellos entraran en la tierra que les había dado (Josué 3:10), para que no los tentaran con dioses falsos (Deuteronomio 20:16-18). Pero una de las naciones que vio sus victorias usó pan viejo para hacerles creer que vivían lejos. «Y los hombres de Israel tomaron de las provisiones de ellos, y no consultaron al Señor. Y Josué hizo paz con ellos» (Josué 9:14-15), eludiendo inconscientemente las instrucciones de Dios.

Cuando hacemos de la oración el primer recurso en vez del último, esperamos la guía, sabiduría y bendición de Dios. Que Él nos ayude hoy a «pulsar una pausa».

De:  James Banks

Reflexiona y ora
¿Qué decisión apresurada tomaste sin consultar primero con Dios? ¿Qué necesitas conversar con Él hoy?
Padre, que hable más contigo.

La batalla del Girasol

La escritura de hoy: Colosenses 2:6-13

… vosotros estáis completos en [Cristo]… (v. 10)..

Los ciervos de nuestro vecindario y yo diferimos en cuanto a los girasoles. Cuando los planto cada primavera, aguardo con ansias la belleza de sus brotes. Sin embargo, lo único que quieren mis amigos ciervos es masticar las ramas y las hojas, hasta no dejar nada. Cada año, es una batalla mientras yo trato de que los girasoles crezcan antes de que mis vecinos de cuatro patas los devoren. A veces, gano yo; otras, ellos.

Cuando pensamos en nuestra vida cristiana, es fácil observar una batalla similar entre nosotros y nuestro enemigo, el diablo. Nuestra meta es crecer constantemente hacia la madurez espiritual que nos ayuda a vivir para honra de Dios. El diablo quiere devorar nuestra fe e impedir que crezcamos. Pero Jesús tiene dominio sobre «todo principado y potestad», y puede hacernos «completos» (Colosenses 2:10). La victoria de Cristo en la cruz nos permite sobresalir en el mundo como esos hermosos girasoles.

Cuando Jesús clavó en la cruz «el acta de los decretos que había contra nosotros» (la condena por nuestros pecados) (v. 14), destruyó los poderes que nos controlaban. Fuimos «arraigados y sobreedificados» (v. 7), y «[se nos] dio vida juntamente con él» (v. 13). En Cristo, tenemos poder (v. 10) para resistir los ataques espirituales del enemigo y florecer en Él.

De:  Dave Branon

Reflexiona y ora
¿En qué áreas trata el enemigo de debilitar tu crecimiento espiritual? ¿Por qué es vital que clames a Dios cuando experimentas ataques espirituales?
Dios, ayúdame a resistir los ataques del diablo..

¡Qué grandioso es nuestro Dios!

La escritura de hoy: Salmo 111:1-10

Grandes son las obras del Señor, dignas de meditarse por cuantos en ellas se complacen (v. 2 RVR1977).

Desde hace mucho, las huellas digitales se han usado para identificar a personas, pero pueden ser falseadas por imitaciones. Del mismo modo, el iris del ojo humano es una fuente confiable de identidad… hasta que alguien altera el patrón con una lente de contacto. El uso de la biometría para identificar individuos puede fracasar. Entonces, ¿qué es lo único aceptable como característica de identificación? Los patrones de los vasos sanguíneos son particulares y virtualmente imposibles de falsear. Tu «mapa venoso» es un identificador excluyente que te distingue de cualquier otra persona del planeta.

Meditar en semejante complejidad del ser humano debería despertar un sentimiento de adoración y asombro por el Creador que nos hizo. David nos recordó que «asombrosa y maravillosamente» hemos sido hechos (Salmo 139:14), y que esto es sin duda digno de celebrar. En realidad, el Salmo 111:2 (RVR1977) nos recuerda: «Grandes son las obras del Señor, dignas de meditarse por cuantos en ellas se complacen».

Aún más digno de nuestra atención es el divino Hacedor. Sus obras son maravillosas, pero Él lo es más, lo cual impulsa al salmista a decir: «Porque tú eres grande, y hacedor de maravillas; sólo tú eres Dios» (86:10).

Maravillémonos hoy en la grandeza de su Persona.

De:  Bill Crowder

Reflexiona y ora
¿Qué cosas te generan una sensación de asombro y admiración? ¿Cómo harás tiempo hoy para alabar a Dios por sus obras maravillosas?
Padre, ayúdame a maravillarme mayormente en ti.

Él conoce

La escritura de hoy: Salmo 139:1-5

Oh Señor, tú me has examinado y conocido (v. 1).

Lea estaba por empezar a trabajar de enfermera en Taiwán. Allí podría sustentar mejor a su familia que en Manila, donde las oportunidades de trabajo eran limitadas. La noche antes de partir, le dio instrucciones a su hermana que cuidaría a su hija de cinco años: «Tomará las vitaminas solo si le das una cucharada de mantequilla de maní. Y recuerda que es tímida. Con el tiempo, jugará con sus primos. Y le tiene miedo a la oscuridad…».

Al día siguiente, mientras miraba por la ventanilla del avión, Lea oró: Señor, nadie conoce a mi hija como tú. Yo no puedo estar con ella, pero tú sí.

Conocemos a las personas que amamos y notamos detalles sobre ellas porque son preciosas para nosotros. Cuando no podemos estar cerca por diversas circunstancias, solemos estar ansiosos porque, debido a que nadie las conoce tan bien como nosotros, serán más vulnerables a que las lastimen.

En el Salmo 139, David nos recuerda que Dios nos conoce mejor que nadie. Así también conoce íntimamente a nuestro seres amados (vv. 1-4). Él es el Creador (vv. 13-15), por eso entiende sus necesidades. Sabe qué sucederá cada día de sus vidas (v. 16), y está con ellos y nunca los abandonará (vv. 5, 7-10).

Cuando estés ansioso por otras personas, encomiéndaselas a Dios porque Él las conoce mejor y las ama sin límite.

Reflexiona y ora
¿Cómo puedes descansar en el cuidado de Dios? ¿Cómo puedes mostrar tu confianza en Él en esta área?
Padre, pongo a mi familia en tus manos.

Un corazón para servir

La escritura de hoy: 2 Corintios 9:12-13

… por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo… (v. 13).

Un ministerio en Carlsbad, Nuevo México, apoya a su comunidad donando más de 10.000 kilos de comida por mes a los residentes. El líder del ministerio dijo: «Las personas pueden venir, y las recibiremos y las encontraremos donde estén. Nuestra meta es […] suplir sus necesidades prácticas para llegar a sus necesidades espirituales». Como creyentes en Cristo, Dios desea que usemos lo que se nos ha dado para bendecir a otros y para atraerlos a Él.

¿Cómo podemos desarrollar un corazón servicial para glorificar a Dios? Lo hacemos pidiéndole que nos muestre cómo usar los dones para beneficio de otros (1 Pedro 4:10). De este modo, ofrecemos «muchas acciones de gracias a Dios» por la abundancia con que nos ha bendecido (2 Corintios 9:12)

Servir a otros fue una parte importante del ministerio de Jesús. Cuando sanó a enfermos y alimentó a hambrientos, muchos supieron de la bondad y el amor de Dios. Al ocuparnos de nuestras comunidades, seguimos su ejemplo de discipulado. La sabiduría de Dios nos recuerda que, cuando demostramos su amor a través de nuestras acciones, otros lo glorificarán (v. 13). El servicio no consiste en autogratificarse sino mostrar a los demás el alcance del amor de Dios y las formas milagrosas en que obra a través de aquellos que son llamados por su nombre.

Reflexiona y ora
¿Qué ha motivado tu servicio a la comunidad? ¿Cómo podrías estar más dispuesto a usar tus dones para glorificar a Dios?
Padre, dame un corazón servicial..

Vale la Pena

La escritura de hoy: Juan 21:15-19

Si me amáis, guardad mis mandamientos (v. 15).

Después de que una amiga cortó sin explicación nuestra amistad, volví a mi antiguo hábito de mantener a distancia a la gente. Mientras procesaba mi dolor, tomé un ejemplar de Los cuatro amores, de C. S. Lewis, donde hace una poderosa observación de que el amor implica vulnerabilidad. Afirma que «no hay inversión segura» cuando alguien se arriesga a amar. Sugiere que amar «algo [llevará a que] tu corazón se retuerza y posiblemente se rompa». Leer esas palabras cambiaron mi manera de leer el relato de la tercera vez que Jesús se apareció a sus discípulos después de su resurrección (Juan 21:1-14), y tras la negación de Pedro, no solo una sino tres veces (18:15-27).

Jesús dijo: «Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos?» (21:15).

Después de ser traicionado y rechazado, Jesús le habló a Pedro con valor, no con temor; con fuerza, no en debilidad; con generosidad, no con desesperación. Mostró misericordia en lugar de ira, confirmando su disposición a amar.

La Escritura revela que Pedro «se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas?» (v. 17). Pero al pedirle Jesús que demostrara su amor amando a otros (vv. 15-17), invitó también a sus discípulos a arriesgarse a amar incondicionalmente. Nuestro amor a Jesús determinará cómo amamos a los demás.

De:  Xochitl Dixon

Reflexiona y ora
¿Por qué un Dios amoroso pediría a sus hijos arriesgarse por amor a otros? ¿Cómo puede ayudarte una comunión íntima con Dios en tales situaciones?
Dios, ayúdame a amar con valentía y compasión.

Vengan y Adoren

La escritura de hoy: Deuteronomio 31:9-13

Harás congregar al pueblo, varones y mujeres y niños, y tus extranjeros que estuvieren en tus ciudades… (v. 12).

Al alabar juntos en una reunión multigeneracional, muchos sentían gozo y paz. Excepto una madre que tranquilizaba a su bebé que estaba por llorar, sostenía el himnario para su hijo de cinco años e intentaba impedir que el otro más pequeño se escapara. Entonces, un caballero que estaba sentado atrás ofreció llevar al niño a caminar por la iglesia y una mujer joven sostuvo el himnario para el mayor. En dos minutos, esa madre pudo respirar aliviada, cerrar los ojos y adorar a Dios.

Dios siempre ha querido que su pueblo lo adore: hombres y mujeres, ancianos y jóvenes, creyentes de hace tiempo y nuevos. Cuando Moisés bendijo a las tribus de Israel antes de entrar en la tierra prometida, las instó a reunirse: «varones y mujeres y niños, y [los] extranjeros que estuvieren en [sus] ciudades», para que «oigan y aprendan, y teman al Señor [su] Dios» y obedezcan sus mandamientos (Deuteronomio 31:12). Dios es honrado cuando hacemos posible que sus hijos lo adoren juntos, sin importar en qué etapa de la vida estemos.

Esa mañana en la iglesia, la madre, el hombre mayor y la joven experimentaron personalmente el amor de Dios, al dar y recibir. Quizá la próxima vez que estés en la iglesia puedas también ofrecer ayuda o aceptar una acción de gracia.

Reflexiona y ora
¿Cómo has visto al cuerpo de Cristo abarcar a muchas generaciones y grupos de personas? ¿Cómo has recibido y dado el amor de Dios en la iglesia?
Señor Jesús, ayúdanos a ver las necesidades de otros y mostrarles amor práctico.