LO QUE NOS SOSTIENE

/ / Devocionales

Isaac Asimov cuenta la historia de una difícil travesía por el océano durante la cual un tal Sr. Jones se enfermó muchísimo. En un momento especialmente malo, una amable camarera le dio una palmadita en el hombro y le dijo: «Señor, sé que le parece horrible, pero recuerde: nadie se ha muerto nunca de mareos». El hombre levantó su rostro verdoso para mirar a la preocupada joven, y contestó: «¡No me diga eso! Lo único que me mantiene vivo es la maravillosa esperanza de morir».

En las palabras de Jones hay más que un toque de ironía. Como creyente en Cristo, oigo un eco de las palabras de Pablo a los filipenses. Les dijo que la maravillosa esperanza de morir lo sostenía (Filipenses 1:21-23). Sin embargo, el apóstol no estaba buscando aliviar su sufrimiento solamente, sino que su esperanza estaba arraigada en Cristo, que había muerto en la cruz por los pecadores, resucitado de la tumba, ascendido al cielo, y que un día iba a llevar a Pablo a su presencia.

¿Cómo sostenía al apóstol esta esperanza de ver a Cristo, ya sea al morir o cuando el Señor regresara? Esta verdad daba sentido a cada momento. Le brindaba una razón para vivir por Cristo y también un incentivo para centrarse en aquellos que necesitaban de su estímulo. Pablo dijo: «Para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia» (v. 21).

Padre, gracias por el Cristo resucitado. Él es nuestra razón de vivir.

TOP